¿Por qué es importante tener una buena Imagen de Marca?

Diseño gráfico

Dentro de toda estrategia de marketing de cualquier empresa, la imagen de marca juega un papel fundamental, pero, ¿sabemos en realidad qué es la imagen de marca y por qué es tan importante para nuestra empresa?

¿Qué es la Imagen de marca?

La imagen de marca o branding, es la combinación de elementos tanto tangibles (logo, colores corporativos, diseño de packaging…) como intangibles (sentimientos, percepción, sensaciones…) que representan los valores que la marca pretende transmitir a sus potenciales clientes.

En la actualidad, la calidad de los productos y servicios que ofrece nuestra empresa es importante, pero lo que realmente nos hace distinguirnos de la competencia son las emociones, sentimientos y valores que transmita nuestro negocio a través de la imagen de marca y de la estrategia de branding. Por ello, es importante que la imagen de marca que perciba el consumidor sea la adecuada, ya que es lo que va a definir nuestra diferencia competitiva.

La diferencia competitiva es un elemento fundamental del éxito de nuestra marca, porque engloba todo aquello que hace que nuestro producto o servicio sean la opción elegida por nuestros clientes potenciales.

Diferencia entre imagen de marca e identidad de marca

Es importante diferenciar entre imagen e identidad de marca, ya que son conceptos que en ocasiones se confunden y no son exactamente lo mismo.

Como decíamos, la imagen de marca es la percepción que tiene el público sobre lo que proyecta nuestra empresa mientras que la identidad de marca son los elementos que la caracterizan y la construyen. Dicho de otra forma más simple, la imagen de marca hace referencia a los los sentimientos y emociones que provoca nuestra empresa en nuestro público objetivo, y se construye con estrategias específicas que incluyen acciones de marketing, publicidad o experiencias de consumo. Estos valores que percibe el consumidor de nuestra marca, será el resultado de los mensajes que recibe y que se van acumulando hasta formar en su mente una percepción positiva o negativa de nuestra marca.

Y por otro lado, la identidad de marca está formada por todos los elementos visuales que la componen, y que consiguen diferenciarnos de la competencia. Se trata de los elementos que ayudan al público a identificar nuestra marca.

Esta se construye a través de la identidad visual, verbal, el posicionamiento y los valores que caracterizan a nuestra marca. Para que la identidad de marca sea coherente, por lo general se suele diseñar un manual corporativo que resume las características y normas de uso del logotipo y sus aplicaciones a los distintos soportes audiovisuales y cómo deben transmitirse los valores y principios de la empresa.

Para poder definir estos principios es necesario plantearse en primer lugar, qué valores queremos transmitir, porque serán aquellos con los que se identifique nuestra marca.

En segundo lugar, habrá que establecer cómo se van a transmitir los valores y principios que hemos definido a través de diferentes elementos: nombre de la marca, colores corporativas, diseño de packaging, tipografía, contenidos, mensajes o la campaña publicitaria.

Beneficios de una buena imagen corporativa

Sin duda, aquellas empresas que dedican parte de su presupuesto a construir una imagen de marca consistente se caracterizan porque:

  • Son más competitivas.
  • Resultan más cercanas y humanas.
  • Son mucho más creíbles que su competencia más directa.
  • Crean una propuesta de valor diferencial.
  • Aparecer como una marca consolidada.
  • Tienen mejores clientes.
  • Se posicionan como empresas referentes dentro de su sector.

En definitiva, una marca es mucho más que un simple logotipo. La marca abarca un amplio abanico de valores, experiencias de consumo, estrategias comerciales y de marketing… con el objetivo de generar sentimientos y emociones en su público objetivo. Así pues, todas las empresas que se centran en lo que el público sienta y desee tiene muchas más garantías de éxito que cualquier otra.